La culpa no es del cerdo.

El primer ministro de Grecia agradeció hoy el apoyo recibido por Obama en su lucha contra los especuladores que buscan ganar dinero con los problemas creditcios de Grecia, comentarios de apoyo similares hicieron en su momento Merkel de Alemania y Sarkozy de Francia.

La idea básicamente es buscar herramientas que permitan limitar la especulación financiera que pueda perjudicar a países como Grecia que están atravesando problemas en los mercados financieros. Por supuesto, los comentarios vienen teñidos de un tono bastante infantil, que pretende plantear que son precisamente estos especuladores los responsables de los problemas griegos.

Este argumento me resulta realmente equivocado: si bien es cierto que la especulación de los mercados puede acelerar, y tal vez  incluso generar, un desenlace negativo, los problemas no empiezan por la actividad de los especuladores. En todo caso terminan en manos de los mercados, pero empiezan por las irresponsabilidades obscenas de los políticos.

Sería como decir que la crisis financiera de Argentina en el 2001 se produjo por culpa de que la gente se acercaba a los bancos a retirar sus depósitos. Por supuesto, si nadie hubiera retirado sus ahorros los bancos no hubieran tenido problemas, pero la verdadera causa de la crisis fue que los bancos estaban inundados de bonos gubernamentales de valor casi nulo. Lo mismo pasa con Grecia, si hubieran tenido su presupuesto en una situación razonable, no habría especuladores buscando beneficiarse de un colapso.

En lo personal no me parece mal que se incrementen los controles a determinadas operaciones financieras que en muchos casos pueden ser perjudiciales para los países en situación de riesgo. Sin embargo, me parece que plantear que los colapsos financieros se deben a estas actividades es confundir totalmente la dinámica de las cosas.

Seguramente es mucho más cómodo para los políticos echarle la culpa a  los especuladores como Soros o los famosos fondos buitre. Pero lamentablemente, si queremos encontrar soluciones permanentes a los problemas económicos de los países no nos sirve de nada un diagnóstico cómodo.

Necesitamos un diagnóstico que se ajuste a la realidad, y esa realidad es que los problemas de Grecia fueron causados por las irresponsabilidades de los políticos de ese país.

Anuncios

Acerca de Andrés

Andrés Cardenal Consultor independiente de individuos y empresas en materia de inversiones y economía. Economista, CFA Charterholder. Contacto: andcardenal@gmail.com
Esta entrada fue publicada en Conceptos, Macro. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a La culpa no es del cerdo.

  1. Toto dijo:

    Muy buena la nota !
    diota.- Del griego idiotés, utilizado para referirse a quien no se metía en política, preocupado tan sólo en lo suyo, incapaz de ofrecer nada a los demás.
    autor: Fernando Savater

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s