Grecia: Ninguna solución

Lamentablemente, el plan (o falta de plan) anunciado la semana pasada por las autoridades europeas deja muchas más incertidumbres que certezas de cara al futuro. Un pequeño resumen de las novedades y mi opinión sobre las mismas:

– No se realizó ningún compromiso en firme, simplemente se estableció una especie de intención de aportar financiamiento a Grecia en caso de que el país no pueda conseguir capital en los mercados financieros.

– Este aporte tampoco sería automático, sino que sería neceario el acuerdo previo de los países de la Eurozona, aún en caso de que Grecia se quedara sin financiamiento.

– Un planteo de este tipo es similar a decir: “Hay un incendio en la cocina, pero vamos a llamar a los bomberos solamente si el fuego llega al cuarto de los chicos”. Una idea bastante poco firme. que deja abierta la posibilidad de grandes daños en los próximos meses.

– El monto de la ayuda no representa ninguna garantía de nada, de hecho parece bastante insuficiente: se habla de unos 22.000 millones de Euros, mientras que Grecia necesita financiamiento por 20.000 millones entre Abril y Mayo solamente. Se estima que aproximadamente dos tercios de este capital sería aportado por los países europeos y el tercio restante por el FMI.

El problema no sería tan grave si estuviéramos hablando de Grecia como país aislado, pero lamentablemente la crisis crediticia tiene muchas probabilidades de expandirse por el resto de Europa. No sólo porque muchos países se encuentran en situación similar, sino por el efecto contagio que suele generar esta clase de episodios.

– Tanto Grecia como otros países europeos enfrentan una situación económica muy delicada: economías en recesión que necesitan un gran ajuste fiscal para llevar el déficit público a niveles razonables. Lamentablemente, los ajustes tienen el efecto de reducir la demanda agregada y los niveles de confianza, por ende la recaudación, lo cual termina generando un círculo vicioso del cual es muy difícil salir. El caso Argentina 2001 me viene a la mente como comparación obligada.

Así las cosas, mi análisis de la situación me indica que el problema de Europa (repito, no es solo Grecia) está muy lejos de ser solucionado, y de hecho existen altas probabilidades de que veamos una fuerte agudización de la crisis en los próximos meses. Obviamente, un escenario de este tipo no sería nada agradable para los mercados financieros, que por otra parte se encuentran muy cerca de sus máximos tras haber tenido un retorno explosivo en las últimas semanas.

Considero que a esta altura resulta más que recomendable reducir el riesgo de las carteras, ajustar los stops y tomarse un tiempo prudencial para evaluar la evolución de las cosas.

Anuncios

Acerca de Andrés

Andrés Cardenal Consultor independiente de individuos y empresas en materia de inversiones y economía. Economista, CFA Charterholder. Contacto: andcardenal@gmail.com
Esta entrada fue publicada en Inversiones, Macro, Mercados. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s